BIRD: Reconocimiento digital para plagas agrícolas

Las plagas de insectos siempre han sido una problemática presente en los campos de cultivos de latinoamérica y el mundo. Sin embargo, hoy este problema se ha agudizado, provocando consecuencias desastrosas para los agricultores de la región.

En Chile, durante el último tiempo, hemos sido testigos de plagas que hasta ahora no habían atacado de manera tan importante las plantaciones del país, como por ejemplo la polilla del racimo, que afecta los viñedos del territorio nacional; la bacteriosis del kiwi, llamada también “el cáncer” del kiwi; la polilla minadora de los cítricos, detectada en el norte grande; y la mosca blanca grande, una de las más dañinas en la región de Valparaíso, donde ataca principalmente al tomate. Precisamente ésta última ha ido causando problemas en diferentes países de la región que han dado como resultado consecuencias económicas y agrícolas graves.

Kit Bird una solución digital revolucionaria

Ante este escenario y con la poca información y control sobre los insectos, desde la Región de Valparaíso surge BIRD, que por sus siglas significan “Búsqueda, Identificación y Reconocimiento Digital”. Este sistema de monitoreo y análisis de plagas de la empresa chilena Agromática, consiste en un escáner portátil de uso muy simple y especialmente diseñado para digitalizar trampas cromáticas pegajosas en búsqueda de datos que ayuden a planificar el accionar ante estas situaciones.

Eduardo Munizaga, informático, fundador de Agromática y desarrollador de BIRD, indica el delicado momento que vive la agricultura a causa de las plagas, donde no sólo hay poco desarrollo de soluciones a nivel nacional, sino que la opciones existentes a la larga son tan dañinas como el insecto en sí. “Actualmente hay una problemática mundial con las plagas de insectos que están fuera de control, afectando la agricultura. Desde un punto de vista más local, en Quillota y  en Chile en general, hay un problema con la mosquita blanca. Este insecto ataca principalmente el tomate,cítricos ornamentales y una gran variedad de especies  vegetales, provocando consecuencias económicas bastante graves para el país”, dice Munizaga.

IMG_6110

Una de las soluciones implantadas actualmente es el uso indiscriminado de agroquímicos, lo que causa daños sanitarios y al medio ambiente en general. “Hoy en Chile la carga de agroquímico es de 10,7  kilos por hectárea arable, muy por encima del promedio de los países de la OCDE, que es de 2,1 kg. Entonces se puede ver la enorme brecha existente entre lo que deberíamos usar en nuestros campos y lo que estamos utilizando”, comenta el creador de BIRD.

La otra alternativa tiene que ver con el monitoreo, para lo que existe un estrategia mundial llamada “Manejo Integrado de Plagas” (MIP), dentro del cual está el monitoreo de insectos. “Esto funciona a través de trampas en los predios (varias por hectárea), las que se  monitorean y en base a las fluctuaciones poblacionales  se toman decisiones de manejo para combatir la plaga. Eso hace que baje la cantidad a utilizar  y por lo tanto, mejora la calidad de la fruta o verdura al aumentar su fotosíntesis. Posteriormente se vuelve menos costoso para los propietarios, ya que no tienen que tratar tanto la fruta, produce menos daño ambiental y ahorra en agroquímico”, indica el informático.

02Aún así, el monitoreo es un proceso lento e inexacto. Para realizarlo se instala un trampa con un componente pegajoso donde los insectos se adhieren para luego ser contados. Munizaga explica que “el conteo de bichos dura entre 20 minutos a 1 hora por trampa. Además, al ser contados por personas, existe un margen amplio de error en las cifras (50% de imprecisión) y es poco eficiente”. El sistema de BIRD logra contar estas trampas en forma digital y automática en 3 o 4 segundos, sin embargo, surge el problema de cómo llevar las trampas a un escáner, ya que son difíciles de transportar.

“Como empresa nos encontramos desarrollando un hardware que funcione como digitalizador de trampas. Este se puede llevar al campo, se ingresa la trampa pegajosa y luego los datos son llevados a un computador para el conteo. Tras esto viene la tercera etapa del proyecto, donde toda la información ingresa a un sistema de monitoreo que está en línea, y desde ahí se pueda colaborar con la ciencia e investigación de los agricultores. De esta forma se tiene acceso a las dinámicas y la fluctuación poblacional del insecto en diferentes partes mediante las trampas”, dice el fundador de Agromática.

“Lo que hace nuestro sistema es volver más eficiente el monitoreo bajando la carga de agroquímicos”, señala Munizaga. En Europa, desde el 2014, generar iniciativas de manejo integrado de plagas es una ley, y en Estados Unidos la meta es llevar el 75% de la zona agrícola con programas de este tipo. “No es tan solo un grave problema ecológico, sino también económico y lo que intentamos es hacer más eficiente el monitoreo para equilibrar ambos mundos. Para allá va la ruta global, y aquí en Chile se está haciendo poco. Nuestra empresa se está anticipando a lo que viene”.

Fuentes: Noticias Incubadora Chrysalis PUCV y Agromatica.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *