En qué consiste la tecnología predictiva y cómo impacta en nuestros hábitos

El análisis predictivo se fundamenta en un grupo de técnicas estadísticas basadas en el análisis probabilístico. Muchas aplicaciones se basan en esta tecnología y todos nosotros, pese a no ser conscientes, la utilizamos a diario.

El análisis predictivo agrupa una variedad de técnicas estadísticas de modelización, aprendizaje automático y minería de datos que analiza los datos  actuales e históricos reales para hacer predicciones acerca del futuro o  acontecimientos no conocidos.

En el ámbito de los negocios los modelos predictivos extraen patrones de los datos históricos y transaccionales para identificar riesgos y oportunidades. Los modelos predictivos identifican relaciones entre diferentes factores que permiten valorar riesgos o probabilidades asociadas sobre la base de un conjunto de condiciones, guiando así al decisor durante las operaciones de la organización.

El efecto funcional que pretenden estas iniciativas técnicas es que el análisis predictivo provea una puntuación (probabilidad) para cada sujeto (cliente, empleado, paciente, producto, vehículo, componente, máquina y otra unidad en la organización) con el objeto de determinar, informar o influir procesos en la organización en el que participen un gran número de sujetos, tal y como ocurre en marketing, evaluación de riesgo de crédito, detección de fraudes, fabricación, salud y operaciones gubernamentales como el orden público.

El análisis predictivo se está utilizando en Casinos, Ciencia Actuaría  Comercio electrónico, Finanzas, Gobierno, Industria farmacéutica, Marketing, Comercio Minorista, Compañía de seguros, Telecomunicaciones, Asistencia sanitaria, Viajes y otros campos.

El análisis predictivo no supone hacer un estudio pormenorizado de todas y cada uno de los datos; no se trata de acumular cantidades ingentes de información, sin una finalidad claramente definida. Para llevar a cabo un análisis predictivo efectivo,es necesario establecer objetivos y centrar nuestra atención únicamente en los datos que estén relacionados con el objeto de nuestro estudio.

El análisis de los datos permite determinar las pautas de conducta de los usuarios; de este modo es posible saber con antelación cómo van a actuar; y orientar así la estrategia a ese comportamiento.

Existen herramientas específicas a la par que complejas para llevar a cabo el análisis predictivo; sin embargo, es posible comenzar este tipo de estudio centrándonos en unos parámetros básicos:

Análisis de la situación actual y establecimiento de objetivos. Determinar los aspectos más importantes para la organización, evaluando los puntos fuertes y debilidades. Es importante conocer datos como el grado de satisfacción de los clientes, la tasa de conversión de las acciones llevadas a cabo hasta el momento y, por supuesto, a la competencia.

Una vez se conozca la realidad actual, trazar una estrategia de seguimiento y monitorización de las variables relacionadas con los objetivos marcados, con el fin de conocer la evolución de los resultados y poder contrastar con el escenario anterior.

Realizar una gestión adecuada de la información. Recabar datos sobre los históricos, en referencia siempre a los objetivos marcados y construir modelos de conducta atendiendo a los resultados obtenidos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *